Crece la furia en Puerto Rico sobre ocultamiento de ayuda de emergencia y corrupción del gobierno

SAN JUAN, PUERTO RICO
En un escenario que hizo recordar el turbulento verano de 2019 en Puerto Rico, varios cientos de manifestantes se reunieron el lunes en las calles del Viejo San Juan haciendo sonar cazuelas, con carteles y demandas de que la gobernadora Wanda Vázquez renuncie, en medio de la furia sobre el descubrimiento de un almacén lleno de insumos de emergencia a raíz de los terremotos recientes que han sacudido la isla.

La frustración se hace sentir después del descubrimiento del almacén el sábado pasado, en la ciudad sureña de Ponce, cerca del epicentro de varios terremotos recientes. Buena parte de la asistencia, como botellas de agua y alimentos para niños, estaba guardada desde la desastrosa temporada de huracanes de 2017 y ya estaba vencida. Pero también había catres, generadores, baterías y radios de emergencia.

Vázquez ha pedido una investigación y despedido a tres miembros de su personal, incluido el jefe de la administración de emergencias, Carlos Acevedo. Pero Vázquez —quien llegó a la gobernación en agosto después que su predecesor, Ricardo Rosselló, renunció en medio de grandes protestas— dijo que se enteró de la existencia del almacén en cuestión cuando alguien lo publicó en las redes sociales.

Pero esa excusa suena hueca a muchos.

Luis Francisco Ojeda, un destacado comentarista radial, dijo que el almacén, y otros parecidos, era un secreto a voces en círculos de gobierno y que Vázquez, quien anteriormente fue secretaria de Justicia, probablemente conocía de su existencia.

“Todos son cómplices en esto”, dijo en su programa de la tarde el lunes. “El gobierno no es nada más que una pandilla de ladrones”.

Génesis Cumba, una traductora de 32 años, se unió a varias decenas de personas frente a la mansión del gobernador el lunes por la tarde gritando lemas como: “Ayuden al pueblo, ladrones indecentes” y “Wanda, renuncia”.

“Estoy frustrada, desengañada y furiosa”, dijo. “Necesitamos un gobierno limpio y transparente. Ellos [el gobierno] siguen escondiendo cosas y robándonos”.

Aunque la multitud del lunes era pequeña, Cumba dijo que las protestas que llevaron a la renuncia de Rosselló también empezaron de a poco.

“Todos los políticos tienen que renunciar”, dijo. “Ricardo Rosselló era solo una pieza en el tablero”.

Lo que no está claro es por qué se almacenaron los artículos en un momento de tanta necesidad. Una serie de terremotos y réplicas que comenzó el 28 de diciembre ha destruido o dañado más de 550 viviendas y dejado a unas 7,000 personas viviendo en albergues municipales e improvisados en el sur de la isla.

Eduardo García, uno de los fundadores de un movimiento político llamado Proyecto Dignidad, dijo que la ayuda almacenada puede deberse a una “negligencia total”, pero también teme que funcionarios inescrupulosos la estaban vendiendo o usándola para justificar contratos de arrendamiento de almacenes para los que tienen conexiones políticas.

“Este gobierno está lleno de corrupción”, dijo, de pie frente al edificio del Capitolio. “La corrupción es lo que ha provocado la bancarrota económica y moral de Puerto Rico”.

El lunes por la tarde, la gobernadora Vázquez dijo que la Guardia Nacional había acabado de terminar el inventario del almacén y estaba distribuyendo la asistencia en el sur del país.

Este territorio estadounidense de 3.2 millones de habitantes lleva un decenio empantanado en una recesión y batalla con una deuda de más de $72,000 millones. También ha tenido que luchar por la liberación de la asistencia federal que necesita para la reconstrucción después que los huracanes Irma y María devastaron la isla. La semana pasada, el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano finalmente liberó $8,200 millones en fondos para la recuperación, pero con controles y salvaguardias adicionales.

El domingo, el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano federal, Ben Carson, dijo que la noticia del descubrimiento del almacén solamente subraya la necesidad de controles.

“Las noticias que llegan de Puerto Rico son preocupantes, en el mejor de los casos”, escribió en Twitter. “Para que comience el proceso de recuperación, hay que acabar con la corrupción. Esto subraya la importancia de las reformas y los controles financieros que hemos implementado para asegurar que estos recursos lleguen a los que más los necesitan”.

El presidente Donald Trump —quien desde hace tiempo ha sido criticado por su respuesta al huracán María— se cuestiona al gobierno de la isla con frecuencia.

“Su sistema político está roto y sus políticos son incompetentes o corruptos”, escribió en octubre. Este domingo, su hijo, Donald Trump Jr., destacó las informaciones sobre el hallazgo de la asistencia.

“¡Así que Trump tenía razón!”, tuiteó. “Como siempre”.

García, del Proyecto Dignidad, dice que le duele cuando Trump insulta a la isla, “pero ahora estamos probando que tiene razón”, se lamentó.

“Los puertorriqueños no son corruptos”, dijo, “pero tenemos ladrones que se han metido a la política”.

El Nuevo Herald

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí